Pasar al contenido principal

|

Mujeres consolidan Comunidad María Auxiliadora

La Comunidad María Auxiliadora, en el Distrito 9 de la zona sur de Cochabamba, está liderada por mujeres que promueven principios de convivencia basados en la solidaridad, el respeto y el apoyo mutuo. Promueven la formación de valores y prohíben la violencia, las agresiones intrafamiliares y las “farras”. En el barrio “no hay ni chicherías ni locales”, asegura la presidenta de la comunidad, María Eugenia Véliz.

La comunidad nació en 1999 en Sivingani. Ahora son cerca de mil familias que participan del proyecto comunitario.

La presidenta de la Comunidad María Auxiliadora, María Eugenia Véliz, afirma que compraron sus terrenos de 200 metros cuadrados a seiscientos dólares. “Cada mes pagábamos de acuerdo a lo que podíamos”, señala la dirigente vecinal.

Sedonia Cardozo construyó su casa con piedras y como techo usaba plástico. Gracias al apoyo de la fundación Pro Habitat pudo hacer su sala. Las vecinas recuerdan que pasaron muchas dificultades para poder construir sus viviendas.

También reconocen que recibieron ayuda de organizaciones internacionales, principalmente para instalar los servicios de agua potable y alcantarillado. Entre sus benefectores está una pareja de esposos del Reino Unido que los apoyó para que construyan su biblioteca. Con tareas comunitarias hicieron los trabajos de albañilería.

Los vecinos coinciden en que María Auxiliadora es un ejemplo para vivir bien.

La mayoría de las propietarias es mujer, pero como en toda comunidad, hay hombres, niños, ancianos y adolescentes.

Juan Mamani Rojas, es sastre y dice que tener su casa propia es “un sueño hecho realidad”.

Véliz relieva la organización de los jóvenes, ellos han consolidado la organización JOCU. Es un sólido grupo comprendido entre los doce y vienticinco años. Ellos se capacitan en liderazgo y en áreas ténicas y sociales. Se reúnen todos los domingos y practican danza, teatro y administran la biblioteca.

La comunidad reconoce como a la pionera del emprendimiento a Rose Mary Irusta. Ella cuenta que se organizó la comunidad pensando en que las mujeres, muchas de ellas solteras, que no tenían alternativas para acceder a un techo propio.

El trabajo cooperativo también es otra característica de las y los vecinos de María Auxiliadora. Los domingos trabajan desde las cinco de la mañana y ahora están concentrados en la construcción de la sede comunal para el funcionamiento de la escuela de líderes. Se prevé construir también una casa de acogida temporal para las víctimas de violencia.

La zona que carecía de servicios básicos hoy cuenta con tres líneas de transporte público que llegan hasta María Auxiliadora. Véliz cuenta cómo hace años debían trasladar sus bolsas de mercado en carretillas desde la avenida principal. Poco a poco lograron transporte tres veces al día y ahora tienen servicio permanente.

Gracias a constantes gestiones lograron que un carro basurero ingrese a la zona los domingos.

Véliz rescata el hecho de que constantemente se capacitan con apoyo de diferentes organizaciones como Servicios Integrales Legales, del municipio.

Fuente: Opinion.com.bo

TAGS

© Derechos Reservados Fundación Pro Hábitat 2020 - BMAG